LA MENTE Y SUS COMPLEJIDADES: "El Pasado y el Colibrí" Por Milton Luna

La mente tiene una tendencia fuerte al pasado y al futuro. Conforme crecemos vamos viendo más y más condicionada nuestra mente al pasado debido a la energía negativa de las recriminaciones y errores señalados por los otros; vemos entonces amenazada nuestra aprobación y el amor de los demás hacia nosotros. Se vuelve fuerte el miedo a cometer errores. Con todo esto es fácil que muchas personas acaben viviendo en el pasado, dándole una importancia enorme y sufriéndolo: emocional y mentalmente se vuelven habitantes del pasado.

Por medio del sufrimiento muchos crean una historia que les da identidad, "yo sufrí esto, sufrí aquello, viví estos problemas, etc.…" Sin darse cuenta crean una identidad basada en su historia de sufrimiento y obviamente en el pasado. Ven al pasado como su vida y su identidad; la importancia y poder que le dan es demasiada.

En muchas ocasiones, luego de un trabajo de sanación emocional y de comprensión de su pasado, suelo decir a mis pacientes "tu historia no es importante, tu sufrimiento no es importante" entonces su ego que ha creado una identidad con su historia se ve amenazado, pueden sentir un cierto vacío o una desconfiguración interna desconcertantes. Todo el tiempo se han dicho a sí mismo que ellos son su historia, claro con otras palabras, pero lo han hecho. Han creado una personalidad con base en el pasado y luego escuchan que su pasado no es importante.




Suelo ir un poco más allá y les digo "tu sufrimiento no es importante, no es especial, la mayoría han sufrido cosas similares, muchos han sufrido cosas peores, no eres especial por eso". Toco la parte emocional más fuerte para desprenderla en ellos así: "tu sufrimiento no le importa a nadie, de los 7.5 billones de seres humanos que hay en el planeta dime a que porcentaje le importa tu historia de sufrimiento. Prácticamente a nadie le importa, y los más sano sería que tampoco a ti te importe. Simplemente no es importante".


Muchas personas ahora mismo viven en una vieja consciencia. La mayoría creen que su pasado es importante simplemente porque creen que su pasado existe. La realidad es que el pasado no existe, por ello no es importante. Como va a ser importante si no existe.


¿Dónde puedes encontrar el pasado? ¿En qué lugar está? ¿En qué región? ¿En qué país? ¿Dónde lo puedes palpar? No existe. Pero las personas se relacionan con su pasado como fuera real, como si existiera. Puedes viajar a la ciudad de México, a Guadalajara, a Nueva York o a la ciudad o pueblo donde naciste y si te diriges hacia allá llegarás y encontraras los lugares, las personas y podrás palparlo, pero si viajas al pasado nunca llegaras a ese lugar, ya que no existe.

El pasado no es otra cosa que la forma en que le llamamos al conjunto de información almacenada en nuestra mente. El pasado no existe, es sólo información. Son bits en tu cerebro. Información digital en tus neuronas. No tiene ninguna existencia real.

¿Imaginas que pueda ser igual la forma en que vive y siente una persona que, como la mayoría, cree que su pasado es real y existe, en comparación con una persona en la nueva consciencia que entiende que el pasado no es otra cosa que sólo información almacenada en su cerebro? Para nada. La primera vivirá esclavizada por el carácter de existencia, realidad y poder que ha dado "al pasado", será fuertemente condicionada por la sola idea del pasado, mientras que la segunda será libre y habitará fácilmente el presente. Esta es una idea muy bella: habitar el presente es lo único sano, real y bueno, ya que sólo el presente existe.


Del pasado, que es sólo información en tu cerebro sin existencia real, sólo es útil el aprendizaje. ¿Qué es lo que puedes aprender? Solo eso es importante. El resto son desechos informáticos en tu cerebro, paja y relleno. Por eso debes ser hábil como el colibrí. El colibrí se acerca a una flor solo para extraer hábilmente el néctar, la miel de la bella flor, pero sólo toma el néctar. Así como el ser humano consciente sólo toma el aprendizaje del pasado, y nada más. El colibrí no se emociona ni es atrapado por la flor, ni por sus colores ni aromas, así como el ser consciente no mira el pasado como realidad, no habla de él, no piensa en él, solo extrae el aprendizaje. El colibrí no se queda a contemplar la flor, quedarse es como morir con la flor al ver como esta se marchita, el ser inconsciente mira el pasado con dolor, con amor o con cualquier sentimiento, y así contemplándolo, el presente y la vida real se le esfuma, pues él está cautivado por la flor-pasado, con la diferencia de que en este último caso la flor-pasado puede permanecer fresca a intacta en su memoria mientras es él quien, sin darse cuenta, sin vivir, sólo se marchita.



Milton Luna

Psicólogo, Escritor y Conferencista.

WWW.MILTONLUNA.COM

Email: miltonluna@live.com.mx

FB: facebook.com/miltonlunaescritor


  • FB VIVA YEG LATINO
  • Instagram vivayeglatino
  • Twitter Viva Yeg Latino
  • YouTube vivayeglatino

Edmonton, AB. Canada